4/11/11

dramaturbo

Antiguo oficio versado en la capacidad de montarte un sainete o un entreacto en menos que canta un gallo. Término apropiado indebidamente por dipsómanos en bares, conocidos en las calles y abueletes en la cola de la Seguridad Social, capaces de montar una opereta de diecisiete actos con sólo mirarlos, y que versan sobre la “amistad”, el “¿te has enterado quién ha muerto?”, y el “a mí es que me duele aquí”.

 (Donado gentilmente por Fabio de la Flor.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario